miedos y ansiedades,  Pensamientos caóticos

Desahogo.

Comentaba en instagram que era una pena no poder disfrutar del paraíso tan a menudo como nos gustaría. Perseguir gallinas, oler las flores, ver crecer la higuera…

gallinas02

Aunque no lo parezca, detrás de éstas fotos no hay paz, hay gritos, reproches velados y tensión. Hay un dolor de cabeza que me dura días.

SrtaDíaz me decía ‘No te dejan hablar mamá

Y es verdad. Lo intenté, pero al final venció mi actitud cobarde, la de siempre, la que me permite seguir viviendo sin hundirme de nuevo en una depresión que a nadie parece que le importa. Al final me puse los tapones, nos los puse a las dos, y nos dimos la vuelta para jugar, como si no hubiese nadie. Llega un momento en el que no puedes más.

gallinas01

Mi delito es querer algo que es mío por ley, un trozo de paraíso. Mi delito es querer amor. Y ambas cosas son incompatibles. Mi delito es no entender porqué tengo que vivir en la sombra y con los bolsillos por fuera para que todo siga como siempre.

Antes por lo menos fingían que me querían, y yo me lo creía. Ahora parece que es mas importante la memoria que falla a corto plazo, pero que da el do de pecho para recordar las décadas antedichas a mi inconsciente vida.

¡No mas gritos!

Si no tengo amor, ya no me importa nada. Y no tengo nada que perder, porque por lo visto, nada es mío.

Ahora…

piénsalo.

 

17 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =

A %d blogueros les gusta esto: