niña,  SrtaDíaz,  Uncategorized

La #OperaciónPañal al final del verano

Tengo claro que el control de esfínteres es un proceso madurativo al que no podemos ponerle un tiempo concreto de inicio porque cada niño tiene su momento. Por éso os cuento como fue la operación pañal de SrtaDíaz desde el principio.

foto de un wc blanco

Verano ¿Y si empezamos?

Al comienzo del verano creímos estar preparados en ése sentido. A SrtaDíaz le divertía sentarse en el váter, aún sin hacer nada, y simular que apretaba. Preparamos reductores de WC, orinal y un cargamento de braguitas.

La famosa operación pañal se vio interrumpida al segundo día porque SrtaDíaz lo pasaba muy mal cada vez que se hacía pis encima. Y éso era siempre, porque eal orinal dejó de hacerle caso. Llegó al punto de intentar aguantarse tanto que aunque no podía, seguía apretando. Aquello era un goteo continuo y un desfile de llantos y retortijones tan grande que no podía verla sufrir así y lo dejamos.

¿Cuándo quitar el pañal a tu hijo? La “operación pañal”

Llegó la última semana de Agosto y la vi más concienciada. Hablamos con ella. Le explicamos que todo el mundo hacía pis, que es algo normal y que no pasaba nada si se escapaba. Ella dijo que era una niña mayor y que ya no quería pañal. No voy a negar que tenemos altibajos, y es complicado porque por cada dos días de avance tenemos un retroceso. Ésta vez es la definitiva.

Preparamos todo, incluido el cubo de la fregona con agua y lejía, los empapadores para el sofá y montones de braguitas. En nuestro caso ha funcionado mejor con los bikinis, porque son más bonitos y resistentes. Y ¡Ala! Eres una niña mayor. Ahora no llevas pañal, si quieres hacer pis, díselo a papá o mamá.

¿Así de fácil?

Los primeros días es como tener un cachorrito por casa. Y es que la realidad es que es un cachorrito de humano. Un primer paso fue conseguir ése primer pis en el orinal (haciendo juegos y cantando) y que viese que no es tan terrible. Ver el pipí le da arcadas, y no os digo cómo se pone cuando ve el choricillo… Supongo que no lo había visto nunca y le da mucho asco. O quizá es el olor…

El segundo paso ha sido identificar cuando tiene ganas. Si le preguntas dice que no, pero los gestos le delatan. Entonces vamos juntas al váter y de nuevo juegos y entretenimiento hasta que sale ¡y entonces viene la fiesta y el jolgorio!

El tercer paso lo ha dado ella. Al terminar la siesta y merendar me dice que quiere pis. El pañal está seco, vamos al váter ¡y bingo!: Fiesta y jolgorio.

Hoy toca paso atrás: Macro-caca en medio de un teatro de títeres, pero no hay problema, siempre llevo dos mudas en el bolso y tengo un saco de sonrisas para ella y para todos. Es normal, a todos nos pasa. Es así.

¿Y al final?

La operación pañal lo que requiere es paciencia, cariño y observación. Yo casi tiro la toalla en más de una rabieta, pero dicen… dicen que lo peor son las dos primeras semanas. Ya os contaré.

P.D. Hay niños que 0 traumas, rápido e indoloro, así que no os asustéis antes de tiempo.

P.P.D. Sí, lo peor fueron las primeras semanas… luego ya en la guardería, con los amigos todos metidos en ése mundillo, la motivación fue total. Enseguida llegó diciendo que ella era una mayor que no necesitaba pañal… y así fue.

15 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =

A %d blogueros les gusta esto: