Artículos interesantes.,  Vitaminas

GERMEN DE TRIGO

En mi afán por tener una existencia más saludable, más llena de energía y más todo, me he topado con el germen de trigo. En realidad, lo que yo buscaba era información sobre el Ácido Fólico.

Según e-lactancia, ni el germen de trigo ni el ácido fólico tienen riesgo para la lactancia o el lactante. Éste último, se excreta de modo activo en la leche materna pudiendo primar sobre las necesidades maternas de folato y pudiendo llegar a provocar déficit materno. La lactancia materna exclusiva asegura las necesidades de ácido fólico del lactante. Las necesidades de ácido fólico están incrementadas durante el embarazo y la lactancia (500-600 microgramos/día) y en caso de tomar medicación anticonvulsivante.

germent

El germen de trigo, como cereal, contiene hidratos de carbono ricos en fibra y proteínas. Aporta Calcio, Magnesio, Fósforo, Vitaminas E y B, Zinc, Ácido Fólico… Favorece el cabello, las uñas y la piel. Es bueno para quien padece trastornos digestivos o colesterol.

 El Ácido fólico ayuda a mantener un útero sano y es efectivo en el tratamiento de ciertas anemias (¿no os mencioné la talasemia familiar…?).

Pero ¡¿Qué demonios hago yo sin tomar Ácido fólico?!

Un tip para las buscadoras de tesoros: La vitamina E que aporta el gérmen de trigo favorece la ovulación y ayuda a la implantación del embrión en el útero. La ingesta adecuada de folato durante la preconcepción y durante el embarazo, ayuda a proteger al bebé de muchas malformaciones congénitas y defectos del tubo neural.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 1 =

A %d blogueros les gusta esto: