150 palabras

150 Palabras: Huevo, sueño, elefante.

Hacía años que no soñaba. Cada día era una sucesión de noches que duraban un segundo, como si dejase de vivir cada noche y despertase al amanecer sin ningún lapso de tiempo… como si el mundo fuese una obra de teatro en la que no ocurriese nada tras bajar el telón.
Pero una noche cenó huevo frito. No solía cenar huevos fritos porque su madre le decía que le sentarían mal, pero ésta vez estaba sola en casa con papá, y con él las reglas eran otras.
Puede que al principio le doliese un poco la tripa, y que le costase dormir, pero ésa misma mañana despertó con la sensación de haber tenido un sueño increíble.
Sabía que no se había movido de su cama, y que la noche había pasado igual que siempre como un suspiro, pero en su mente un elefante rosa con lunares le guiñaba un ojo.

26 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 16 =

A %d blogueros les gusta esto: