No puedo negar que la noche era oscura… oscura como la boca de un lobo. En la habitación el silencio era total, excepto por los ronquidos del abuelo, al otro lado de la pared.

Miré a mi alrededor, pero la poca luz que entraba bajo  la puerta, no hacía nada más que aumentar mi sensación de estar en la boca de un gran animal y mirar por su campanilla.

Sí, no era el abuelo quien roncaba, mientras yo dormía, un hipopótamo colosal debía haberme tragado con cama y todo. Ésos ruidos eran los intestinos queriendo comerme.

–          Mamaaaaaaaaaaaaaaá – grite.

–          Mamaaaaaaaaaaaaaaá – escuché que decía el eco a mi alrededor.

Y en mi desesperación caí de la cama.

Al caer me golpeé la cabeza con el sillón en el que mamá se sienta para leerme cuentos cada noche, y rocé la moqueta con la cara.

Entonces me di cuenta. Estaba dormido.

LogoVERDE01

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!


Categorías: 150 palabras

16 commentarios

http://blog.lascamisetasdemami.com · 10 febrero, 2013 a las 11:47 am

Que mal tener pesadillas… te levantas con un mal rollo. Que tengas una buena semana.

Marta · 10 febrero, 2013 a las 12:15 pm

Buenos días! Me ha encantado! Jajaj, los ronquidos debían ser colosales!

Mamá Merlin · 10 febrero, 2013 a las 1:32 pm

Los sueños a veces son muy reales!!! Tanto que se pueden convertir en algo real… De los ronquidos de abuelo digo lo mismo, parecen de un hipopótamo!!!
Feliz Domingo de Carnaval

    sradiaz · 10 febrero, 2013 a las 7:13 pm

    jajaja, es que muchas veces los ronquidos de abuelo parecen salir de una cueva, jejeje.

Sofico & Mum · 10 febrero, 2013 a las 5:18 pm

Me gusta

Criar a un Bebé Difícil · 10 febrero, 2013 a las 9:18 pm

jajaja vaya pesadilla muy chulo el cuento un besote y feliz comienzo de semana guapa! 🙂

    sradiaz · 10 febrero, 2013 a las 10:03 pm

    Gracias, y feliz semana igual para ti.

Mila · 10 febrero, 2013 a las 10:37 pm

Jajaja Pobre! Vaya pesadilla!
Hoy día veo que en todos los relatos hay abuelos.
Un abrazo y feliz semana!

    sradiaz · 11 febrero, 2013 a las 12:06 pm

    Es que los abuelos son todo un referente en relatos infantiles, jejeje.

Amylois · 10 febrero, 2013 a las 11:18 pm

Pesadillas antes de carnaval…jejeje

    sradiaz · 11 febrero, 2013 a las 12:17 pm

    ¿No las había antes de navidad? jajaja

llamemosla hache (@llamemoslahache) · 11 febrero, 2013 a las 2:40 pm

jajaja creo que el protagonista de esta historia es ¡mi suegro! yo siempre le digo que parece un barco llegando a puerto …

Artesana de Cuentos · 14 enero, 2014 a las 10:54 pm

¡¡Me ha encantado tu cuento!! Es sensacional, con intriga y divertido. Y qué decir de los ronquidos. Yo por suerte de momento me he libro, sólo los he oído en mi casa cuando alguno de mis peques han estado muy malitos, pero están más que miedo dan preocupación.
Muchas gracias por compartir este bonito relato. Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − dos =

A %d blogueros les gusta esto: