¡¡Un mes caminando todas las noches!!

Éste fin de semana he podido ponerme unos pantalones cortos del año pasado, apretaban, pero me los podía abrochar.

Estoy muy contenta en ese sentido.

Pero por otro lado, no puedo parar de llorar, me siento triste y no sé por qué y, lo que es peor, hoy me di un atracón a dulces. La vida me parece hoy, horrible.


1 comentario

Synn · 11 julio, 2011 a las 5:08 pm

¡Ánimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 13 =

A %d blogueros les gusta esto: