Tengo miedo de pesarme.
Éste fin de semana comí mucho. A penas hice ejercicio, si por ejercicio se puede tomar el sábado paseando por un centro comercial, entonces quizá sí… pero las tardes de cafés en el bar no son muy saludables (excepto quiza socialmente).
Y las pocas ganas de moverme que tengo hoy son colosales.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − seis =

A %d blogueros les gusta esto: